Miguel es un apasionado de la pintura que descubre su vocación desde muy pequeño en el taller del maestro Manolo Lima.
Desde ahí fue creciendo como artista y con el maestro Carlos Tonelli encontró el estilo que define actualmente su obra, el hiperrealismo.
Representa la realidad (su propia realidad) cada vez con mayor definición y exactitud, transmitiendo sentimientos y vivencias, con técnica y práctica de altísima calidad.

 

La perfección de sus trazos y pinceladas transportan al espectador al preciso momento en que el artista encuentra su inspiración e inicia el proceso de su obra. Pinceladas seguras, firmes pero tan suaves que acarician la tela para luego irse sin dejar huellas.

 

Sus copas de vino parecen inclinarse fuera del lienzo invitándonos un brindis y es ahí que el líquido que sale de la botella toma vida y hasta podría decirse que se siente cuando toca el cristal perfectamente modelado.
Las figuras reflejadas en el cristal cuentan otra historia, cuentan el trabajo duro, hablan de su lucha y su amor por la pintura.
Su permanente curiosidad hace que investigue la técnica del retrato, el carboncillo y el grafito.

 

Miguel transmite emociones que despiertan innumerables sentimientos, desde la inquietante resignación de aquel hombre cuyos trazos dieron vida, hasta la belleza de una fruta definida por suaves pinceladas que nos asombran por su perfección y realismo.

 

Arq. Lorena Díaz Grossy
Maldonado - Uruguay